Castillo Matsumoto, el Castillo Cuervo.

La puerta a los alpes Japoneses, el Castillo Matsumoto

En la ciudad de Matsumoto (prefectura de Nagano), a los pies de los alpes japoneses, se localiza el Castillo Matsumoto, un castillo japonés de finales del siglo XVI que tiene el honor de poseer la torre de cinco alturas más antigua de Japón (1593). Sus muros y el foso son todavía mas antiguos (de 1504), cuando fue construido como un fuerte y su nombre era Castillo Fukashi.

castillo matsumoto

¿Por qué se le llama Castillo de los Cuervos?

En todo Japón solo hay dos castillos que tenga esta denominación de “Castillo Cuervo”: El Castillo Matsumoto y el Castillo Okayama. Se les llama así por que sus muros son de color negro. Algo muy raro y que solamente ellos dos poseen.
El resto de los castillos japoneses son de color blanco, y una perfecta contraposición a esta “Torre Oscura”, sería visitar el castillo de Himeji conocido como el de “La Garza Blanca”. Si os apetece saber más sobre el, aquí le dedicamos una entrada: “Castillo de Himeji: La joya de los castillos feudales japoneses”. smile

Esta fortaleza de la llanura (llamado así por no estar sobre una colina), es uno de los más imponentes de todo Japón, y está en la lista de ser uno de los cuatros castillos de construcción original que todavía hoy podemos encontrar en el territorio japonés (los otros tres son el castillo de Himeji, el castillo de Hikone y el castillo de Inuyama). Otro título que ostenta es el de ser considerado Tesoro Nacional junto con los otros tres castillos que formaban la lista anterior.

castillo matsumoto

Mas lejos de lo impresionante que es el castillo, o el foso que lo rodea con su puente rojo, las vistas de las montañas al fondo, o que todo el conjunto se encuentra en perfecto estado de conservación, hacen que deba deciros que visitar el Castillo Matsumoto sea algo prioritario si hacéis un viaje a tierras niponas. Y es que cuando decidí meter esta visita en mi itinerario de 19 días por Japón sabía que no me iba a decepcionar. Además es una “excusa” perfecta para acercaros a los alpes japoneses y disfrutar de las demás atracciones turísticas de la zona. wink

castillo matsumoto

Una vez que lleguéis a la entrada del castillo (visitar los alrededores del foso es gratis, solo hay que pagar por entrar dentro de los muros y ver su interior), os llamará la atención todo su conjunto. Rodeado de un foso, sobre un muro de piedra, la torre negra con pequeñas lineas blancas, y su magnifico puente rojo hacen que el largo viaje hasta aquí, haya valido la pena. Si a esto le sumáis que cuando nosotros lo visitamos estaba en pleno otoño, con el momiji (deriva de “momizu”, que significa teñir algo de rojo. De aquí ha pasado a denominar las hojas del arce japonés, que tienen un precioso color rojizo durante los meses de octubre y noviembre) en todo su esplendor, pues ya no se qué más se puede pedir. tongue

castillo matsumoto

Los orígenes del Castillo Matsumoto se remontan al año 1504 cuando había un bastión. Pero la mayoría de lo que hoy se puede admirar se debe a Toyotomi Hideyoshi que lo mandó construir entre 1594 -1597. Sus 30 metros de altura con seis plantas, se apoyan sobre un muro de 7 metros de piedra rodeado por un foso con agua que hace las delicias de patos y cisnes.
Junto a la gran torre está el torreón de Observación de la Luna, añadido en 1630, que fue añadido en un periodo de paz, y con fines meramente estéticos.

castillo matsumoto

Una vez en su interior, podemos disfrutar de varias estancias con muebles de época, y en la segunda planta alberga un museo de armas de fuego con armas de distintos periodos, donadas por Michishige Akabane, nacido en Matsumoto.

castillo matsumoto
El sistema defensivo del castillo estaba formado por saetas, armas de fuego y piedras, todo dirigido desde la sexta plata, que era el centro de operaciones en caso de ataque. En el techo de esta planta podemos ver un altar dedicado a la diosa de la 26ª noche, protectora contra el fuego y los invasores. Y es que cuenta la leyenda que “el 26 de enero de 1618, en una visión, uno de los jóvenes que estaba de guardia vio a una mujer vestida elegantemente que le dijo: si el señor del castillo me consagra con 500 kilos de arroz la 26ª noche de cada mes, protegeré el castillo de los enemigos. El señor del castillo obedeció, y la dama ahora considerada diosa de la vigésimo sexta noche del mes, ha cumplido su palabra desde entonces”.

castillo matsumoto

Dos lugares con encanto:

Hay dos sitios además del castillo a mi me gustaron especialmente.
Uno de ellos es el puente Uzumi-bashi. Es un puente tradicional japonés que une el parque con la zona central del castillo. En la actualidad no se permite cruzarlo, pero merece la pena acercarse a verlo.

castillo matsumoto

Dar una vuelta por el exterior del foso, y disfrutar del paseo y de las vistas del castillo. wink

castillo matsumoto

Pero pese a la belleza de este castillo, hay que decir que ha tenido mucha suerte de mantenerse en pie hasta nuestros días, y no precisamente por motivos bélicos. Y si ello es así, es gracias a los habitantes de la ciudad de Matsumoto que por dos veces lo salvaron.
1- Después de la restauración Meiji (1866 y 1869) se decide destruir gran cantidad de edificaciones que eran asociadas o se podían asociar al Shogunato, y el castillo fue vendido en una subasta, con el riesgo de ser destruido. Cosa que finalmente no ocurrió.
2- Su ubicación sobre tierras pantanosas, quizás no sea lo mas aconsejable para una estructura de estas dimensiones. Así 300 años después de su construcción, a principios del siglo XX, el castillo se inclino peligrosamente. Pero los ciudadanos de Matsumoto hicieron una recaudación para poder reformar – salvar su atracción y símbolo más preciado.

Información útil:

Horario: Abierto todos los días de la semana de 8:30 a 17:00.
Cierra los días 29 de diciembre y 3 de enero.

Precio de la entrada: 600 yenes los adultos, y 300 yenes los niños.

Visitas Guiadas: Se pueden realizar visitas guiadas entre mediados de abril y finales de octubre realizadas por voluntarios. En esta web tenéis más información.

Cómo llegar al Castillo Matsumoto:

El castillo se encuentra a 15 – 20 minutos andando de la estación JR Matsumoto. Yo os recomendaría realizar este agradable paseo totalmente llano mientras disfrutáis de la ciudad.
Si no queréis ir andando, hay un autobús turístico “Town Sneaker” (trayecto norte) que sale desde la estación, y os dejará en la puerta en 5 minutos.

Cómo llegar de Tokio a Matsumoto:

Tomar un Shinkansen hasta Nagano y desde allí un tren expreso o uno local a Matsumoto. Entre 2 horas y 20 minutos y 3 horas y 30 minutos (depende de la combinación que elijamos).

La más directa es desde la estación de Shinjuku: Un tren expreso que tarda 2 horas y 40 minutos.

Cómo llegar a Matsumoto desde Kioto :

Tren Shinkansen hasta Nagoya (50 minutos) y desde Nagoya el JR Shinano limited express (2 horas).

Como llegar a Matsumoto desde Takayama :

En tren :
JR Shinano limited express a Nagoya (2 horas) y haga transbordo al JR Hida limited express (2 horas 20 minutos).

En autobús:
Hay autobuses diarios que tardan dos horas y media, y cuestan 3190 yenes por trayecto (5660 yenes comprando ida y vuelta).

Horarios y paradas en la web de la compañía de autobús.

MUY IMPORTANTE: Es muy aconsejable mirar hyperdia para confirmar los horarios de los trenes, y el coste de los billetes (en el caso de no tener la JR Pass).


Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!