Ciudad libre de Christiania – Entre hippies y traficantes

Desmitificando Christiania. Los restos de una sociedad alternativa.

La ciudad libre de Christiania es el segundo de los atractivos turísticos de la ciudad de Copenhague por popularidad. Y es que poder recorrer un barrio que “en teoría” nos puede llevar a los mitificados años 60 del amor libre, la paz y consumo de marihuana, es algo que nos llama la atención a aquellos que no vivimos esa época, ni pudimos disfrutar de unas ideas contra culturales que promulgaban el “vive y deja vivir”, tan diferentes del proteccionismo de los gobiernos que se rigen hoy en día.

ciudad libre de christiania

En la capital de Dinamarca (Copenhague) encontramos Christiania (Fristaden Christiania en danés). Un barrio con “autogobierno” de aproximadamente unos 850 residentes. Sus terrenos son cerca de 34 hectáreas localizados en el barrio de Christianshavn (puerto de Christian).
Hace más de 40 años este lugar se fundó como una semilegal comunidad de vecinos que se proclamaban independientes del Estado danés.
Y es que hasta los árboles y plantas florecen sin la interferencia humana de químicos y pesticidas, como si ellos también pudieran vivir ese sueño hippie dentro de una gran ciudad europea. Y es cierto que esta sociedad es más culturalmente abierta, radicalmente diversa e imaginativa mente expresiva que cualquier otro barrio danés. Pero a día de hoy a perdido una gran parte de su esencia.

ciudad libre de christiania

No soy muy dado a escribir entradas negativas de lugares que he visitado, y es que todavía tengo muchas más que escribir de lugares que me han encantado y me gustaría recomendar a otros viajeros. Pero esta excepción, viene motivada por la enorme desilusión que me produjo la visita de la Ciudad “libre” de Cristiania. Y ese libre “entrecomillado” tiene una razón. Y es que a día de hoy no lo es tanto, por desgracia para aquellos que lucharon por conseguirlo muchos años atrás.

El origen: Historia de la ciudad libre de Cristiania.

En el año 1971, más concretamente en el mes de septiembre, unos padres que anhelaban un lugar donde sus hijos pudiesen jugar libremente, deciden derribar la valla de este terreno militar abandonado por parte del ejercito danés meses atrás. De este gesto simbólico se hace eco un periódico de cultura alternativa, y plantea la cuestión a la sociedad de qué usos se le podrían dar a este viejo cuartel ya abandonado.
Provo, un movimiento político – cultural basado en una vida en comuna y libertades, consigue okupar los terrenos y fundar Christiania. En estos momentos el gobierno danés no muestra ninguna oposición y la Ciudad libre de Christiania es un hecho.

Pero desde entonces muchas cosas han cambiado y la convivencia entre hippies y gobierno ha tenido unas veces sus acercamientos y otras sus tensiones.

En lo positivo: En 1989 de crea una ley con el fin de normalizar y legalizar la situación de Christiania.
En 2012 los habitantes de Christiania reconsiderando su posición de ocupantes ilegales, compraron gran parte de los terrenos del barrio con el fin de mantenerlo comunal, ya que la propiedad no pertenece a las personas individuales, sino al colectivo de Christiania.
También han regularizado su situación con el consumo de suministros como el agua y la electricidad, haciéndose cargo de sus costes.

En lo negativo: Varios intentos de expulsión de los terrenos por parte del estado en varias ocasiones, un mercado de drogas cada vez más creciente y peleas entre bandas por el poder de ese mercado de estupefacientes.

ciudad libre de christiania

Christiania hoy en día:

Mucho ha cambiado desde que aquellos fundadores buscaron una visión ideológica de mentes abiertas, amor y vida altruista.

Y es que nos guste o no, Christiania está estructurada alrededor de su ya famosa Pusher Street ( La calle del vendedor de estupefacientes), donde además de poder comprar marihuana, encontramos restos de ese espíritu hippie originario, con centros culturales, bares, tiendas,etc.
Y así en este gran coffee shop al aire libre, al mas puro estilo de Amsterdam, se “permite” pero sin ser legal, el consumo y la venta de drogas blandas, donde autóctonos y turistas fuman en los bancos y bares. Llegando a ser conocido como el “distrito verde” (green district) de la ciudad de Copenhague.

Y a mi lo primero que me llama la atención es que en una sociedad libre y casi sin normas, hay una que debemos cumplir y que veremos en decenas de lugares, ya sea pintadas en grandes murales o carteles, o bien nos lo recordaran a gritos: “NO FOTOS”. No fotos, porque los pequeños y originarios puestos de venta de drogas blandas, son en la actualidad un perfecto y organizado mercado al por mayor, donde detrás de unos puestos tapados con redes de camuflaje, el vendedor tiene bolsas del tamaño de sandias para que la ausencia del producto no sea un problema. Además, un organizado grupo “policial” con gafas de sol oscuras, capuchas y bragas militares, pasamontañas de ciclismo, o cualquier cosa que impida reconocer su rostro, están alerta ante cualquier despistado o listillo que quiera saltarse esa norma básica para poder disfrutar de Christiania: “NO FOTOS”.

Sólo un pequeño consejo: si queréis pasar más desapercibidos y ser menos centro de atención de estos vigilantes, lo mejor es hacer esta visita con la cámara y el móvil guardados. Se evitan muchos malentendidos. Y si, el móvil también, ya que no se puede hablar por el móvil ni hacer fotos con ellos. Y esto lo dicen hasta en la página de turismo de la ciudad de Copenhague.

Y es que poco a poco, este grupo se ha hecho cada vez con más poder dentro de esta pequeña sociedad despreocupada y sin normas, que tampoco sabe cómo controlar algo que realmente les supera. Dando esta imagen de suburbio marginal en la ya menos famosa por lo positivo Pusher Street, para parecerse a cualquier barrio marginal de venta de sustancias de una gran ciudad europea.

Pero atención y esto es muy importante. Cuando nosotros realizamos la visita (la realizamos por libre) no tuvimos ni vimos ningún problema en ninguna zona de ningún tipo. Tampoco tuvimos la sensación de inseguridad. Lo que pasa que si vas con la idea de una pradera con gente sentada tocando la guitarra y buen rollo, a día de hoy la realidad por desgracia quizás sea más parecida a lo que te he contado un poco mas arriba.
Para aquellos que tal vez se sientan intimidados o un poco incómodos, la visita de la Ciudad Libre de Christiania se puede realizar en tours guiados.

ciudad libre de christiania

Pero no todo es malo y negativo en Christiania. Ni mucho menos. La gran mayoría de la gente vive y se comporta con las ideas originarias. En las afueras de su calle principal hay guarderías, esculturas en medio de “plazas” o en los canales… Lugares de cultura alternativa, y parcelas con casas donde seguramente viven los que sienten de verdad este movimiento, y los que por desgracia son los que sufren esta invasión por parte de unos comerciantes de estupefacientes que sólo ven un negocio, en vez de una forma de vida en una sociedad alternativa.
Otra de las cosas buenas que tiene, es que si queremos comer o beber algo, comprar ropa, recuerdos o artesanía, podemos encontrarlo mucho más económico, ya que nos saldrá aproximadamente un 50% más barato que en la ciudad de Copenhague, y es que aquí, en la ciudad libre de Christiania no se pagan impuestos.

Y es que Christiania hay que visitarla para conocerla y disfrutarla dentro de sus actuales limitaciones, y también para corroborar una vez más, cómo unos pocos seres humanos pueden cambiar y estropear las buenas ideas de una gran mayoría.

Para finalizar no os olvidéis salir por su entrada principal donde hay una cartel que tiene escrito: “You are now entering the EU” (Está entrando en la Unión Europea), y es que los habitantes de Christiania no se consideran miembros de la Unión Europea. Pero para mí a día de hoy, creo que nunca he llegado a salir de esa Unión Europea estando en Christiania . Como mucho sirve de aviso para aquellos simpatizantes por las drogas blandas, de que fuera de “estas fronteras” pueden tener problemas con su consumo.

ciudad libre de christiania

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!