Glendalough Lake – Excursiones desde Dublín

Una de las mejores excursiones desde Dublín, Glendalough.

Esta vez, os voy a contar cómo fue una de las visitas que más disfruté del viaje a Irlanda. Es una de las excursiones desde Dublín que se pueden hacer (además de Newgrange, recorrer la “Old Military Road” o visitar los Jardines de Powerscourt), ya que sólo unos 55 km separan la capital del Glendalough (El valle de los lagos).

glendalough

Cómo llegar:

Hay un servicio de autobuses privado, San Kevin Bus, que os llevará desde Dublín, el billete de ida y vuelta os costará 20€. Aquí tenéis la web con la información.  Es la opción más cómoda si no tenéis coche.

La forma de llegar en transporte público es coger una autobús o el tren en Dublín que os deje en Rathdrum, la paradas mas cercana a Glendalough, y una vez ahí podéis coger un taxi.

Si vais en coche, os dejamos las coordenadas GPS del aparcamiento gratuito que está mas cerca del centro de visitantes. Nosotros fuimos un domingo de septiembre a las 12 de la mañana y nos costó encontrar aparcamiento, ya que es un lugar muy frecuentado sobre todo los fines de semana.

53.010535, -6.322755

glendalough

San Kevin y Glendalough.

Se dice que San Kevin estableció en Glendalough su comunidad monástica, gracias a un acuerdo con el rey O’Toole quien habiendo escuchado los milagros del santo, le pidió que ayudara a un ganso doméstico, ya que se encontraba enfermo. El acuerdo consistió en que el rey le daría al santo, aquellas tierras por las que sobrevolara el animal. Así fue. Ya que al tocar San Kevin al ganso, éste echó a volar. Cumplió el rey su palabra y San Kevin se estableció en el siglo VI. Se dice del santo que fue un ermitaño que tuvo una relación especial con los animales, son muchas las historias relacionas con ellos. La leyenda que más me ha llamado la atención de las que he leído, es la de que había un monstruo marino que habitaba en el lago al que el santo se metía a orar, estando casi helado. El monstruo, lejos de atacarle, daba vueltas a su alrededor calentando el agua con su aliento.

El monasterio celta se convirtió en sede episcopal, sufrió los saqueos de los vikingos y en el siglo XIII sucumbió a los normandos.

 La visita:

Lo primero que hicimos fue acercarnos al Centro de Visitantes, dentro podréis ver una exposición, bastante interactiva, de Glendalough. La entrada cuesta 3€, si tenéis la Heritage Card la entrada a la exposición está incluida. La visita al Valle es gratuita, podréis ver las ruinas del monasterio y hacer la ruta sin pagar.

glendalough

Lo primero que te encuentras después del centro de visitantes, son las ruinas del monasterio y el cementerio.

glendalough

Las ruinas:

A un lado encontraréis la antigua entrada al recinto, un doble arco.

glendalough

La torre: Estas torres fueron construidas originariamente como campanarios, pero se usaron en ocasiones como refugio. La de Glendalough tiene unos 30 metros de altura, su techo cónico se construyó en 1876, para ello se usaron las piedras originales. En el último piso tiene cuatro ventanas que dan a los puntos cardinales.

glendalough


La Iglesia de San Kevin: Lo especial de esta construcción es el techo, completamente construido de piedras. En su origen era de una sola nave.

glendalough

La catedral, era el edificio más importante. Ahora está casi derruida, al igual que la casa de los sacerdotes, donde se enterraron a los sacerdotes durante los siglos XVIII y XIX.

glendalough

Si dejáis las ruinas a vuestra derecha, os encontraréis con el Lago Inferior, un lago mas pequeño que el principal. 1 km y medio separa este del Lago Superior.

glendalough

De camino, cerca de la oficina de turismo, encontraréis con las ruinas de la iglesia de Reefert. Se cree que pudo ser un antiguo cementerio.

Nosotros continuamos por el camino hacia adelante, que nos acabó subiendo por una cuesta. Y para bajar, lo hicimos por el camino de la cascada.

glendalough

Hambrientos, decidimos volver al coche, pero para no repetir camino, rodeamos el Lago inferior por el otro lado.

glendalough

Nosotros estuvimos 3 horas, tiempo suficiente para ver lo que os hemos contado. Es un lugar precioso, y podréis adaptar la visita a vuestro gusto. Hay varias rutas mas complicadas y largas para quien le guste el senderismo, si por el contrario os apetece algo mas tranquilo, con hacer la ruta de un lago a otro y estar un rato disfrutando del paisaje, es suficiente.

glendalough


Definitivamente, os recomendamos hacer esta excursión desde Dublín. Si vais con un poco de tiempo, vale la pena. wink

Si te ha gustado este post puedes compartirlo. Cuesta muy poco y nos ayudas mucho. wink

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!