Una mañana en el Mercado de Almolonga – Guatemala.

Mercado de Almolonga: La huerta de Centroamérica.

Almolonga es un pueblo que inicialmente no parece demasiado interesante para el viajero. Sus calles no albergan grandes edificios o monumentos, y el pasado colonial español apenas se reduce a la bonita iglesia del Apóstol San Pedro con su fachada de cal blanca.
Así que el principal motivo para acercarse a esta población, sería el colorido y animado mercado de Almolonga. Mercado que es uno de lo más auténticos que podrás ver en tú itinerario de viaje por Guatemala.

mercado de almolonga
El mercado en plena ebullición cuando llegamos

Apartado de las rutas turísticas que empiezan a explotar el país, Almolonga se mantiene alejado de los visitantes.

mercado de almolonga
Mujer descansando en su puesto de venta

Es un lugar que algunos años atrás era un destino desaconsejable a nivel de seguridad (cosa que ha cambiado radicalmente para bien) y que en parte es eclipsado por la fama, tamaño y belleza del famoso mercado que se celebra en la ciudad de Chichicastenango.

mercado de almolonga
Impresionante la técnica para llevar a los niños más pequeños a sus espaldas

Pero el mercado de Almolonga es un mercado totalmente distinto, es un mercado de verdad, enfocado única y exclusivamente para los guatemaltecos, y donde los viajeros podemos disfrutar de un ambiente natural ante alguna mirada curiosa de sus vendedores y los clientes locales.

mercado de almolonga
Impresionante puesto de tomates en el Mercado de Almolonga

Durante las casi dos tranquilas y agradables horas que lo visitamos, mientras estuvimos dando vueltas por sus puestos y rincones un bonito sábado del mes de abril, no vimos a ningún otro extranjero más. Cosa que no podemos decir de cuando visitamos apenas dos días antes (un jueves) el mercado de Chichicastenango. “Chichi” es un destino top de Guatemala, y eso se nota.

mercado de almolonga
Mujeres hablando y vendiendo con los trajes típicos

– Ubicación de Almolonga.

Apenas 5 kilómetros separan Almolonga de la que es la segunda ciudad más grande de Guatemala, Quetzaltenango o también conocida como Xela.
Xela está considerada como “la capital” del noroeste del país, y es la mejor opción de alojamiento, transporte y servicios, para conocer los encantos de esta parte de Guatemala.

Pero volviendo a Almolonga, esta población está en un valle increíblemente fértil, tanto que le da el sobrenombre de la huerta de Centroamérica, vergel de Guatemala o el jardín de las Américas. Algo que comprobareis de primera mano si visitáis su animado mercado.

mercado de almolonga
Incesante trasiego en una calle del Mercado de Almolonga

– El Mercado de Almolonga.

Miércoles y sábados desde primera hora de la mañana se celebra el mercado de alimentación al aire libre. La gente monta sus puestos en la Plaza del Ayuntamiento, quedando totalmente empequeñecida y abarrotada en las horas punta.

mercado de almolonga
Venta de rábanos “king size”

“Las calles” artificiales formadas por los diferentes puestos, cajas y fardos de hortalizas y verduras, hacen de separación con apenas 2 metros (en el mejor de los casos) de los ajetreados porteadores, compradores y comerciantes.

mercado de almolonga
Puesto de venta de limas

Pese a la falta de espacio y la multitud, debemos decir que en ningún momento nos vimos agobiados por la gente, y la circulación por sus rincones es lenta pero fluida. Hago este comentario para las personas aprensivas con las aglomeraciones. wink

mercado de almolonga

Ir andado sin rumbo por el mercado de Almolonga te llevará a descubrir varias peculiaridades:

– El enorme tamaño de sus hortalizas y verduras.

Es algo que nosotros no habíamos visto en ningún otro lugar. surprised

mercado de almolonga
El tamaño de esas zanahorias es increíble.

Esta región bendecida por un clima propicio y el arduo trabajo de sus habitantes, ha conseguido que sus tierras den 8 cosechas al año, y que lo cultivado alcance un tamaño que parece sacado de una revista de records. Zanahorias, tomates y pepinos (por nombrar solo algunas) tienen un peso y volumen desconocido en Europa.

mercado de almolonga

Quizás esta combinación de productividad y calidad sean las culpables de que sea considerada la huerta de Centroamérica.

mercado de almolonga

– Ver a la gente local (quetzaltecas) con sus ropas tradicionales.

Además del ya por si colorido mercado producido por la variedad de productos vegetales, hay que sumar el colorido de las ropas típicas y tradicionales de los quetzaltecas que llenan sus calles.

mercado de almolonga
Llama la atención la colorida ropa con la que van vestidas las mujeres

Mayoritariamente de origen quiché, esta etnia se caracteriza por sus llamativos colores y trajes elaborados artesanalmente.

mercado de almolonga
No todo es trabajo, siempre hay un momento para unas risas

Quizás fuera por lo ocupada que estaba la gente o por la falta de turistas, pero tanto Sarai como yo pasamos prácticamente desapercibidos con nuestras cámaras de fotos. Tan bien tengo que decir que no somos viajeros que nos plantemos en la cara de la gente y les hagamos una foto, somo más de captar el entorno y el ambiente que los primeros planos o los retratos de la gente.

mercado de almolonga
La gran mayoría de las personas que trabajan en el mercado son mujeres.

En cualquier caso, si visitáis el mercado de Almolonga no vais a tener esa sensación de “extraños”, ya que la gente de fijarse en vosotros lo hará más desde la curiosidad o la sorpresa, que desde la desconfianza o la molestia.

mercado de almolonga
Dos señores hablando a la plaza de la iglesia.

– Recorrer las diferentes zonas en las que se compone el mercado.

El Mercado de Almolonga se divide en varias partes diferenciadas sobre todo por los productos que se venden en cada una de ellas.

mercado de almolonga
Carnicería en la Plaza del Ayuntamiento de Almolonga

– La parte principal sería la que se localiza en la Plaza del Ayuntamiento. Aquí se vende literalmente de todo. Hay sectores donde se agrupan los pequeños puestos, y se mezcla la venta de alubias, frijoles, carne, y el mercadillo más tradicional de objetos.

mercado de almolonga
Venta de frijoles

– Al lado de la plaza consistorial está la pequeña plaza que hay en frente de la iglesia del Apóstol San Pedro. Aquí se vende ropa, electrodomésticos y variedad de material de cocina (sartenes, cazuelas,etc).

mercado de almolonga
mercado de almolonga

– Dejando la iglesia a nuestra espalda, salimos de los muros y nos encontramos una amplia calle donde se venden frutas, hortalizas, flores…

mercado de almolonga
Zona fuera de la iglesia.

– Otras cosas que hacer y lugares que ver en Almolonga.

La producción textil y de cuero.
También es una fuente importante de ingresos. Aquí no hay “souvenirs para turistas”, todo esta hecho a mano y es artesanal.

mercado de almolonga

– La Iglesia del Apostol San Pedro.
Es una iglesia de origen colonial del siglo XVI. En el exterior destaca su fachada encalada totalmente blanca. En su interior la sobriedad y humildad.

mercado de almolonga
Iglesia del Apostol San Pedro

– Los baños termales.
Toda esta región de origen volcánico esta plagada de aguas termales.

En Almolonga hay varios baños de aguas termales y sulfurosas. Nosotros para vivir está experiencia nos acercamos a visitar Zunil y las Fuentes Georginas. Un lugar más grande y mejor preparado para estos menesteres. wink

– El “milagro” de Almolonga.

Pero no todo ha sido siempre así en esta ciudad de Guatemala. Hace 30 años Almolonga era una ciudad con cuatro centros penitenciarios llenos de reclusos, y conocida por los altos indices de violencia y alcoholismo. Hoy en día sus cárceles están cerradas por falta de presos, de más de 40 bares se ha pasado a menos de 10, y cerca del 80% de la población esta ocupada en la agricultura.
Hasta el punto que el último recinto penitenciario cerró en 1988, y fue reformado en un Centro de Eventos “el Salón de los Honores”, donde se celebran matrimonios, fiestas y aniversarios.

mercado de almolonga
La animada plaza de la iglesia esta llena de gente

¿El motivo del milagro? Pues parece ser que los datos de la mejora comienzan cuando llegaron a esta parte del país las iglesias evangélicas. A mediados de los años 70 comienza la conversión del catolicismo a esta rama del catolicismo protestante.
Hoy día hay más de 25 centros evangélicos, siendo el 98% de la población practicante de esta rama religiosa. Además de este cambio religioso, también se ha producido el de las costumbres sociales de toda una ciudad.

mercado de almolonga

Por lo tanto las razones de este “milagro” pueden ser divinas o económicas, ya que desde que se han explotado los enormes recursos que producen estas tierras (desde el año 2000 se considera la calidad de vida como muy alta en esta región) todo ha mejorado.

mercado de almolonga
Es todo un arte como llevan las cestas con tanto peso sobre sus cabezas

Finalmente, os recomendamos que visitéis este mercado, ya que vais a descubrir uno de los más auténticos de Guatemala. wink

– Información útil para visitar el Mercado de Almolonga.

Días de mercado: Los miércoles y sábados.
Horario: Desde las 4:30 de la mañana hasta las 11:00 aproximadamente.
Ubicación: En la Plaza del Ayuntamiento y alrededores de la Iglesia de San Pedro.
Cómo llegar al Mercado de Almolonga: Desde Quetzaltenango salen frecuentemente autobuses desde la 9ª Calle, muy cerca de la 9ª Avenida. Y también de la Terminal Minerva.
Precio del autobús desde Quetzaltenango: 3 quetzales (aproximadamente 0,30 céntimos de euro).
Pagina web con los días de mercado de las principales ciudades Guatemala.

mercado de almolonga

Si te ha gustado este post puedes compartirlo. Cuesta muy poco y nos ayudas mucho. wink

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!