Segovia (I), Las hoces del Duratón

Divisando buitres en las Hoces del Duratón.

Empezaremos la ruta por la Hoces del Duratón, visita casi obligada en la provincia de Segovia, en la que podrás disfrutar del paisaje y la naturaleza, tanto si lo que quieres es sólo dar un paseo (como lo hemos hecho nosotros) o recorrer una de las numerosas rutas de senderismo de la zona. Si eres de Madrid, probablemente te hayas escapado algún sábado o domingo a la capital de Segovia, para ver su famoso acueducto, el Alcázar o para degustar su famoso cochinillo asado en alguno de sus asadores. Pero también podréis degustar asados, ver acueductos y trasladaos a la edad media viendo las villas medievales segovianas de Sepúlveda y Pedraza. Como punto final de la ruta, recorreremos la muralla de Buitrago de Lozoya.

Hoces del Duratón

Cómo llegar: A las 8:00 de la mañana, estábamos saliendo con el coche desde Madrid. Se tarda una hora y cuarenta y cinco minutos, mas o menos en llegar. El camino es sencillo, se coge la A-2 hasta la salida a Sepúlveda. Una vez ahí, os aconsejo que sigáis las señales hasta la Ermita de San frutos.

Aquí tenéis las coordenadas del aparcamiento (sacadas de google maps) donde podéis dejar el coche, antes de recorrer el camino de bajada hacia las hoces:

41.326844, -3.868845

Situadas al noreste de la provincia de Segovia, se caracteriza, como su nombre indica por las hoces que el río (afluente del Duero) ha creado en su tramo medio. Fue declarado Parque Natural en 1989 y aparte del paisaje, la zona es famosa por su colonia de buitres leonados, considerada como la mayor de Europa. Ahora mismo están censadas unas 500 parejas, que cuando vuelan, le alegran el día a los fotógrafos que a menudo se acercan a la zona para inmortalizarlos. (Entre los cuáles nos incluimos Danny y yo).

Buitres leonados, Parque Nacional de las Hoces del Duratón.
Buitres leonados, Parque Nacional de las Hoces del Duratón.

Ya desde ahí vimos volando a los buitres, ¡Yuhu! Habíamos ido con la intención de hacerles unas fotos, y tuvimos la suerte de que estaban volando. Digo suerte, porque cuando hace calor los buitres no vuelan, y al ser aún mediados de septiembre, no teníamos la certeza de que hiciera el suficiente poco calor como para que alzaran el vuelo. Pero la fortuna estaba de nuestro lado, así que cogimos nuestros equipos, y echamos a andar camino abajo. Estas son algunas de las fotos que pudimos hacer, no estuvieron volando mucho tiempo en esa zona, pero nos damos por satisfechos.

Buitre leonado en el Parque Nacional de las Hoces del Duratón.
Buitre leonado en el Parque Nacional de las Hoces del Duratón.
Buitre leonado en el Parque Nacional de las Hoces del Duratón.
Buitre leonado en el Parque Nacional de las Hoces del Duratón.

Después de hacer estas tomas, nos dirigimos hacia la ermita de San Frutos. Está situada en lo alto de uno de los meandros del río. En 1931 fue nombrado Monumento Nacional, superando así su ruina, provocada por el abandono y un incendio. Desde 1992 se encarga de su conservación la Hermandad de San Frutos del Duratón.

Ermita de San Frutos.
Ermita de San Frutos.

Para llegar a la ermita, hay que cruzar un puente de piedra, salvando una grieta llamada “la cuchillada”,que según cuenta la tradición, fue abierta por San frutos con su bastón para detener a los musulmanes, protegiendo así a los vecinos de Sepúlveda.

ermita san frutos_puente

Una vez cruzamos el puente, se aprecia una cruz de hierro, sobre un pedestal de piedra, en la que están grabadas las siete llaves de Sepúlveda. Fue erigida en 1900 para conmemorar una gran peregrinación que tuvo lugar ese mismo año.

Camino a la ermita.
Camino a la ermita.

El complejo está compuesto por la ermita, (cuya fundación es atribuida a San Frutos y a sus dos hermanos, Santa Engracia y San Valentín) y un monasterio y un cementerio que se añadieron posteriormente.

Ermita de San Frutos, Segovia.
Ermita de San Frutos, Segovia.
Ermita de San Frutos con el Duratón al fondo.
Ermita de San Frutos con el Duratón al fondo.
Cementerio de la Ermita de San Frutos.
Cementerio de la Ermita de San Frutos.

A San Frutos es atribuido el milagro de la “mujer despeñada” hay varias versiones de la leyenda, una dice que una señora pudiente le pidió a San Frutos que intercediera para encontrar un marido. Finalmente lo encontró, y éste, para poder disfrutar de la herencia de la señora como su viudo, la despeñó por los acantilados que rodean a la ermita, pero ésta no murió al ser amortiguada su caída por una alfombra de pájaros.

La segunda versión, dice que el marido de la rica señora la tiró porque pensaba que ésta le había sido infiel. Pero fue salvada por San Frutos al ser inocente.

En ambas versiones, la señora, agradecida por haber sido salvada de la muerte, dona sus bienes al priorato.

En uno de los muros, se puede leer la siguiente leyenda: “Aquí yace sepultada una muger de su marido despeñada y no morió i hizo a esta casa lymosna de sus bienes.”

Inscripción en un muro de la ermita.
Inscripción en un muro de la ermita.

Después de dar un paseo por toda la zona de la ermita, nos dirigimos hacia el primer mirador, desde donde se puede ver entera una de las hoces, la mas fotografiada probablemente. ¡Cómo no hacerle fotos! Aquí podéis ver algunas de las nuestras.

hoces del duraton

Parque Nacional de las Hoces del Duratón.
Parque Nacional de las Hoces del rio Duratón.

Eran las 12:30 y el sol empezada a apretar, así que decidimos subir al coche hacia el próxima parada; Segovia (II), Qué ver en Sepúlveda


Shares

4 comentarios en “Segovia (I), Las hoces del Duratón”

  1. Mis viajes y sensaciones

    Hola, preciosas fotos de las hoces del río Duratón. Para nosotros es un lugar muy especial y que hemos visitado en varias ocasiones, hace pocas semanas estuvimos en Sepulveda y no perdimos la ocasión de volver a visitar este precioso entorno.

    Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!