Templos de Abu Simbel – Ramsés II y Nefertari – Egipto

Templo de Ramsés II y Templo de Nefertari. Los templos de Abu Simbel.

En un viaje al país milenario, de los muchos lugares para visitar en Egipto, acercarse a los templos de Abu Simbel no decepcionará al visitante más exigente.
Ubicados en la zona de Nubia, a unos 300km de Asuán (por carretera), en el sur de Egipto. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Templos de Abu Simbel
Templo de Nefertari en primer termino, y Templo de Ramsés II al fondo.

Nuestro operador nos hizo levantarnos a las 2:30 de la mañana (récord personal absoluto en la categoría de madrugones viajeros) para llegar con los primeros rayos del sol. El madrugón es antológico (solo recuerdo levantarme tan pronto otra vez en mi vida en un viaje, fue a las 3:30, para ver la subasta del atún rojo en el mercado de Tokio). Pero merece la pena. Ya no solo por ver los templos de Abu Simbel, por el viaje en si mismo que es toda una “experiencia”.
Una vez que nos alejamos de Asuán donde estaba amarrada nuestra moto nave, la oscuridad es total. Podréis mirar el horizonte y desde la línea de tierra hasta el cielo, solamente veréis estrellas. Es algo increíble.

“El viaje”.

Hago un apartado especial por que la verdad que quien lo haya vivido sabe de lo que hablo (o por lo menos era así en el año 2008). wink
A las 3:00 de la mañana, estábamos montados en nuestro mini bus, esperando en la fila de todos los que salimos esa mañana para Abu Simbel. Había autobuses de todo tipo: grandes (la mayoría), micro bus como el nuestro, taxis, coches, etc. Y al principio del convoy un vehículo militar y al final otro para garantizar la seguridad de los turistas.
Nuestro guía que nos aconsejo muy acertadamente que nos lleváramos la almohada del barco para dormir durante “el viaje”, se da la vuelta hacia nosotros, se pone la capucha, y  dice “comienza la carrera”. A lo que acto seguido se tumba y se pone a dormir.
En ese momento arranca el convoy que muy pronto dejara de serlo para convertirse más en la cannonball. Los conductores empiezan a darle cera a los vehículos como si el que llegara el último tuviera que pagar una ronda a todos los demás…Pero no a todos los demás conductores, a todos lo que íbamos con ellos. Adelantamientos por línea continua, tres autobuses adelantando a la vez a otro invadiendo el carril contrario, no se cuantas infracciones se pueden cometer en 300 km, pero seguro que esta carretera tiene el record guinness en varias categorías. A los que penséis que eso solo lo hicieron de noche por que “se veía si venía otro vehiculo”, tengo que deciros que la vuelta al mediodía, con una “medio” tormenta de arena que reducía considerablemente la visibilidad, fue igual.
É P I C O.

Ejemplo de "distancia de seguridad"
Ejemplo de “distancia de seguridad” a 120-130 km/h.

Como os he dicho, una vez que salimos de Asúan el cielo era perfecto. A esto colaboro mucho el hecho de que ninguno de los vehículos llevara las luces puestas. Sería por dejarnos disfrutar del paisaje, foto luminosidad colectiva, una visión nocturna perfecta de los conductores, no lo se…

“El conductor”.

Templos de Abu Simbel (17)
Interior de nuestro mini bus.

Además de poseer una vista prodigiosa y un conocimiento milimétrico de los 300 km de carretera (por no hablar de algún poder de videncia para saber que bicho o cosa se cruzara, estuviera o cayera en la carretera), debía tener la vida social más increíble de nadie que haya conocido. Si no le sonó el teléfono móvil 200 veces entre la ida y la vuelta, no le sonó ninguna vez. Eso si, llamadas cortas, no mas de un minuto.
Así que 4 personas dormían, una conducía y yo…Yo no daba crédito.

Una vez acabada la carrera y llegando por fin a nuestro destino, lo siguiente que veréis después de 3 horas de viaje (sin paradas, dato muy importante), es la “otra carrera”. La de ir al baño. Vejigas a punto de estallar, males de viajero que a estas alturas del viaje han hecho estragos entre los turistas… Sinceramente nunca vi con tantas “urgencias” a tantas personas. No se si aconsejaros que intentéis llegar primero y “luchéis” por una plaza, o que vayáis en el segundo turno (con las consecuencias que ello puede acarrear). tongue

La visita a los templos de Abu Simbel.

Por fin llegamos al complejo, y  veremos dos templos excavados en la roca. Están dedicados al faraón Ramsés II y a su esposa Nefertari. Su obra data del siglo XIII a.C.

Templos de Abu Simbel
Lago Nasser

Debido a la construcción de la presa de Asúan, en 1968 tuvo que ser reubicado en una colina construida artificialmente para evitar que quedara sumergido bajo el agua. Este proyecto es digno de ser comentado.
En 1959 comienza una campaña internacional para reunir fondos, y así poder salvar los monumentos de Nubia. Entre 1964 y 1968 un equipo internacional de arqueólogos, ingenieros, etc (con un coste de 40 millones de dólares de los años 60…) parten en bloques de entre 20 y 30 toneladas (de media cada uno), para desmantelarlo, elevarlos y reensamblarlo en un lugar 65 metros más alto y 200 metro más lejos del río Nilo. Esta obra “faraónica” ha sido uno de los mayores desafíos de la ingeniería arqueológica.
Comentar que España en aquella época ayudó económicamente a Egipto, y como agradecimiento nos regalaron el Templo de Debod. wink

Gran Templo: “Templo de Ramsés II”.

Templos de Abu Simbel
Fachada del templo de Ramsés II

El mayor de los templos, se tardó 20 años en construir, y nos recibirá con cuatro estatuas enormes de Ramsés II, donde cerca de los pies de estas, hay otras más pequeñas que representan a diversos miembros de la familia del faraón.
El templo está dedicado a los dioses Ra, Ptah y Amón.

Templos de Abu Simbel
Estatuas de Ramsés II

Templo Menor: “Templo de Nefertari”.

Templos de Abu Simbel
Fachada del templo de Nefertari

El templo menor, (dedicado a la diosa Hathor), personificada por Nefertari, era la esposa preferida de Ramsés.
La fachada la presiden seis estatuas, cuatro de Ramsés II y dos de Nefertari. Hay un dato curioso, y es que las seis estatuas son del mismo tamaño, cuando lo normal es que la del faraón fuera de un tamaño mayor.

Templos de Abu Simbel
Entrada del templo de Nefertari.

Lamentablemente no tengo fotos del interior de ninguno de los dos templos, y si no recuerdo mal es porque nos prohibieron hacerlas. No recuerdo si fue por conservación de las pinturas, por la afluencia de turistas o por las dos causas.
Los templos de Abu Simbel son uno de los pocos monumentos del antiguo Egipto que no resultaron dañados por invasores posteriores, lo que hace que el interior esté excelentemente conservado, y merezca mucho la pena su visita.

Comentaros que yo realicé el viaje en la tercera semana de Febrero, y en esta zona al medio día hacia un calor bastante “curioso” para el mes en el que estábamos. Sobre todo cuando días después vería las pirámides de Giza con bufanda… Así que no me quiero imaginar esta excursión en los meses de Julio o Agosto.

Los templos de Abu Simbel son por varios motivos, uno de esos lugares mágicos que te atrae y que deseas ver al menos una vez en la vida. Yo desde luego no solo no me arrepiento, si no que me gustaría volver a verlo.

Si habéis llegado hasta aquí, espero que os haya resultado ameno, y espero que me “perdonéis” el tono irónico en la forma de contarlo, pero años después te das cuenta de lo divertida que es la vida cuando las cosas salen bien. wink

¡Y no te olvides de visitar el resto de sitios que ver en Egipto!. Los tienes en estas dos entradas: bigsmile
25 Lugares para visitar en Egipto (I).
25 Lugares que ver en Egipto (II).

Shares

2 comentarios en “Templos de Abu Simbel – Ramsés II y Nefertari – Egipto”

  1. Hola Danny!! Muy interesante y apasionado tu comentario sobre Abu Simbel. Dan ganas de estar allí ahora mismo. A fin de mes viajo con mi esposo a Egipto y aún estamos dudando si sacar un paquete completo y ir contratando las excursiones allí mismo. Qué aconsejas de acuerdo a tu experiencia en ese país??

    1. Hola Flavia!

      Me alegra que te haya gustado la entrada de Abu Simbel. :)

      Cuando hicimos el viaje, nosotros lo llevamos todo contratado desde España. La gente que ha hecho las excursiones por libre, siempre ha dicho que si las contratas allí, te ahorras dinero. Nosotros es su momento preferimos la opción más cómoda.

      Espero que disfrutéis mucho el viaje, y llevaros ropa de abrigo, que en Enero en Egipto hace bastante fresco. ;-)

      Saludos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!