Visitar Cuenca, el casco antiguo.

¿Por qué visitar Cuenca?

Cuenca es una provincia llena de historia y de lugares que ver. Puedes dar un paseo por el casco antiguo de la capital, trasladarte a la época romana visitando el yacimiento de Segóbriga, y ver el enclave principal de la Orden se Santiago, el Monasterio de Uclés. Seguro que hay muchas mas razones (la Ciudad Encantada, por ejemplo), pero las dejamos para otra ocasión.

Así que en marzo del año pasado, decidimos visitar Cuenca, haciendo una escapada de esas de dos días que tanto nos gustan. Salimos por la mañana de un viernes, ese día lo dedicaríamos a ver el casco antiguo de la capital, y al día siguiente, veríamos Segóbriga y Uclés, para volver a casa el sábado por la tarde.

Salimos de Madrid sobre las diez de la mañana, hicimos el “check in” en el hotel, ya que esa noche la pasaríamos en la ciudad, y después de comer nuestros bocadillos, empezamos nuestro paseo por Cuenca. Aquí os dejo el plano del recorrido que hicimos nosotros. Os advierto, que en el papel parece menos de lo que luego es andando…

visitar cuenca

El casco antiguo de Cuenca (el espacio intramuros, el Barrio del Castillo, el de San Antón, y el Barrio de Tiradores) fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996. Es una ciudad que conserva perfectamente su patrimonio histórico, el cual se encuentra en su mayor parte en un peñón rocoso sobre las hoces del río Júcar y el Huécar.

Su historia se remonta al Paleolítico (90.000 a. C), aunque no fue hasta la conquista musulmana cuando se contruye Qünka, fortaleza que da lugar a la ciudad actual.

Decidimos empezar el recorrido subiendo por el Paseo del Huécar (afluente del Júcar).

visitar cuenca
Paseo del Huécar

Nos encontramos primero con el Teatro Auditorio, un espacio multiuso, construido en el lugar en el que anteriormente había sido excavada una cantera, en la falda del Cerro del Socorro, enfrente de la ciudad antigua.

visitar cuenca

Seguimos subiendo hasta el Convento de San Pablo, hoy el Parador Nacional de Turismo. Se encuentra sobre un promontorio de la hoz del río Huécar, fue fundado en el siglo XVI y a lo largo de su historia ha tenido varios usos.

visitar cuenca

Fue fundado como casa para la orden de los dominicos, aunque durante la epidemia de cólera en Cuenca se usó como hospital, y también fue una escuela y lugar de residencia de seminaristas. Desde 1993 es el Parador Nacional Conquense.

Después de contemplar las vistas desde el parador. Decidimos cruzar el Puente de San Pablo. El puente original fue construido en piedra entre 1533 y 1589, pero se desmoronó.

visitar cuenca

En su lugar fue construido el puente actual, de madera y hierro, inaugurado en abril de 1903. Tiene 100 metros de largo y unos 60 de altura.

visitar cuenca

En este punto, os diré, que este puente no es apto para gente que le tenga aprensión a las alturas. Como me pasa a mi. Nos pensamos dos veces el cruzar, pero puesto que queríamos ver el casco antiguo que está al otro lado y no estábamos dispuestos a bajar la cuesta para volver a subirla por la otra orilla, me armé de valor y allá fuimos. Tengo que reconocer, no sin cierto bochorno, que en el primer intento llegamos casi a la mitad y volvimos atrás. sad Pero finalmente lo cruzamos al segundo intento. ¡¡Bien por mi!! No hay sensación mas confortable que pisar tierra firme. smile

visitar cuenca
Crucé!!!

La verdad es que envidié mucho a quienes eran capaces de pararse en la mitad del puente a contemplar y fotografiar las vistas hacia el Parador, el río y las Casas Colgadas.

visitar cuenca
Puende de San Pablo y Casas Colgadas, símbolos de Cuenca.

Las Casas Colgadas (que no “colgantes”) son un auténtico símbolo de Cuenca. Estas tres casas (se dice que este tipo de construcción se hallaba a lo largo de toda la hoz del río) se asoman con sus balcones de madera sobre el río. No se conoce su fecha de construcción, pero se tiene constancia de ellas desde el siglo XV. Se han remodelado varias veces, y la última fue en los años 20 del siglo pasado. Han sido viviendas particulares y hasta Casa Consistorial. Hoy en día albergan un restaurante (en la conocida como “Casa de la Sirena”) y el Museo de Arte Abstracto Español de Cuenca (en las “Casas de Rey”).

visitar cuenca

Dejamos las Casas Colgadas atrás, y entramos en la Plaza Ciudad de Ronda, desde donde se puede ver el Barrio de San Martín.

visitar cuenca

Después, por la calle de los Canónigos llegamos al Palacio Episcopal y a la Plaza Mayor.

En la Plaza Mayor, se celebran las fiestas mas importantes, las de Semana Santa y la de San Mateo (el 21 de septiembre). De superficie irregular se encuentran monumentos muy interesantes como:

·Catedral de Santa María y San Julián: Se construyó en época de Alfonso VII de Castilla, después de su conquista de la ciudad. Se edificó en el lugar que ocupaba una mezquita árabe. Y aunque el estilo arquitectónico que imperaba era el románico, la catedral de Cuenca es de estilo gótico. Lo que la convierte en la primera construcción gótica de Castilla. Las obras comenzaron en 1182 y terminaron 75 años después.

visitar cuenca

A lo largo de los siglos ha sufrido muchos cambios en su apariencia, se añadieron los escalones de la entrada, se incorporaron dos torres laterales, se añadieron capillas… En 1902 se derrumbó la torre de Giraldo, cuya reconstrucción se ha alargado hasta hoy.

visitar cuenca 15

·El Ayuntamiento construido en 1792 en estilo barroco de tres plantas, está asentado sobre tres arcos de medio punto permitiendo el paso desde la Plaza Mayor a la calle principal.

visitar cuenca

Subimos por la calle de Julián Romero, una estrecha calle paralela a la de San Pedro (por la que bajaríamos después). Vale la pena subir por aquí, ya que nos encontramos con unos miradores estupendos para contemplar desde arriba la hoz del Huécar.

visitar cuenca

A estas alturas del día y aunque estamos aún a principios de marzo, hace un calor tremendo para ir abrigado, así que aparte de ir quitándonos capas de ropa, ya soñamos con una cerveza bien fresquita.

Pasamos por el “Cristo del Pasadizo”. Este pasadizo cuenta con una leyenda, en la que la ventana con rejas que veis en la foto tiene un papel importante… Se cuenta, que en esa ventana tenían lugar los encuentros de dos enamorados, Julián e Inés. Pero como todos los amores de leyenda, es un amor imposible, ya que el muchacho tiene un origen humilde que los padres de ella no aprueban. Así pues, Julián parte a la guerra, con la intención de subir de posición social y hacer fortuna. Marcha con esperanza y con la promesa de Inés que le esperará fielmente pase lo que pase. A los dos años, Julián vuelve, y al llegar a la ventana, encuentra a su amada con otro pretendiente, Lesmes, ante cuyos cortejos Inés ha cedido. 

Julián, loco de celos, se lanza contra él espada en mano. En la lucha Julián pierde el pié y cae, ocasión que es aprovechada por Lesmes para darle muerte. Al oír los gritos de socorro de Inés, gente acude al lugar y Lesmes, queriendo huir, salta al camino inferior, pero la mala fortuna está de su parte, ya que cae mal y muere a causa de un mal golpe. 

Inés, arrepentida, se recluye en el Convento de las Petras, para hacer penitencia por sus pecados. 

visitar cuenca
Cristo del Pasadizo.

Llegamos a la Calle Larga, y divisamos unos cuántos bares abiertos con sus terrazas a rebosar, y nos sentamos en la primera en la que encontramos una mesa. ¡Bendita cerveza! smile

visitar cuenca
La calle Larga desde la muralla del castillo.

Después de descansar, bajamos hasta la Calle Trabuco y cruzamos el Arco de Bezudo, del siglo XVI. Este arco forma parte de lo poco que queda del castillo junto con los restos de los paños de la muralla. Fue una fortaleza árabe conquistada por Alfonso VII.

visitar cuenca
Restos del castillo.

A vuestra izquierda podréis ver el convento de las Carmelitas Descalzas, que actualmente alberga el Museo Fundación Antonio Pérez, donde podréis ver arte contemporáneo.

visitar cuenca
Convento de las Carmelitas Descalzas.

Seguimos andando y a nuestro paso nos encontramos con la Iglesia de San Pedro.

visitar cuenca
Convento de las carmelitas y la Iglesia de San Pedro.

Un poco mas adelante a la izquierda, pasamos por un pasadizo que nos lleva a la Plaza de San Nicolás. Un rincón muy tranquilo y con encanto.

Atravesamos la Plaza Mayor y vamos hacia la calle de la derecha, subiendo unas escaleras hasta llegar a la Plaza Mangana, con la Torre Mangana en el centro, la cual data del siglo XVI. Aquí estuvo ubicado el barrio árabe, que después se convirtió en judería y posteriormente en el barrio cristiano de Santa María. Aquí se instalaron varias familias nobles y conventos.

visitar cuenca
Torre Mangana.

Es obligatoria parada en su mirador, desde donde se puede observar el paisaje hacia el río Júcar, y los barrios de San Antón y Tiradores.

visitar cuenca
Vistas hacia el Júcar desde el mirador de Plaza Mangana.

Bajamos hacia la calle de Alfonso VIII. Al final de la calle, tomamos una pequeña callejuela que sale a la derecha, y salimos a un paseo por la orilla del río.

visitar cuenca

Decidimos subir hacia la Ermita de Nuestra Señora de las Angustias.

visitar cuenca

Parece mentira, pero después del rato que llevamos andando la cuesta se nos hace algo larga. Nos tomamos un descanso viendo la ermita. La iglesia actual se edificó sobre la original del siglo XIV.

visitar cuenca

Aprovechamos los últimos momentos de sol para pasear tranquilamente y hacer unas fotografías del lugar, que nos ha gustado mucho. Es un paseo tranquilo y bonito.

Aprovechamos los últimos momentos de sol para pasear tranquilamente y hacer unas fotografías del lugar, que nos ha gustado mucho. Es un paseo tranquilo y bonito.

Para acabar, llegamos hasta el puente de San Antón.

visitar cuenca

Son las siete de la tarde y la verdad es que estamos bastante cansados. El casco histórico de Cuenca es pequeño, pero aún así hay que tomarse un tiempo para verlo. Como véis, nosotros no entramos en nada, y aún así el paseo nos llevó unas cinco horas y media.

Guardamos las cámaras y nos dirigimos hacia la calle Carretería, donde cerca hay un sitio que nos han recomendado para cenar y reponer fuerzas.

Aquí podréis encontrar más información de horarios y precios de las visitas de los museos y atracciones conquenses.

Después de cenar, nos fuimos al hotel. Nos alojamos en el hotel Plaza.

HOTEL PLAZA:

1 noche, 45€. Sin desayuno.

El hotel se encuentra a 15 minutos andando del centro. No está lejos, pero es cierto que después de todo el día la vuelta se hizo algo larga. Está en la planta baja de un edificio de viviendas. El personal es muy amable y te aconsejan sobre qué visitar y dónde poder ir a comer.

La habitación no está mal, sencilla pero acogedora, aunque si vas mas de una noche, quizá eches en falta una cómoda o un armario (en una estancia corta no es problema). La cama y la almohada eran cómodas y todo estaba muy limpio.

visitar cuenca

El baño limpio y funcional (aunque no hay secador, hay que pedirlo en recepción).

visitar cuenca

La única pega, y es una bastante grande a mi parecer, es que se escuchaban todos los ruidos. Cuando se abría algún grifo o alguien tiraba de una cisterna se escuchaba, así como a los vecinos  andando por el pasillo (el suelo es de madera), huéspedes abriendo la puerta, gente hablando… Nuestra habitación estaba casi al final de un pasillo, no quiero imaginar cómo será el ruido de la habitación número 1, situado al lado de la recepción y enfrente de la cafetería (ahí es donde se sirve el desayuno, pero nosotros no lo probamos, así que no puedo opinar al respecto). Así que si sois de sueño ligero, os recomiendo llevar unos buenos tapones.

Se puede aparcar en los alrededores del hotel, pero con un poco de paciencia. Tiene wifi incluido en el precio, y la señal es bastante buena.

Dirección: c/ Sándalo, 1 Bajo, 16004 Cuenca, España

Telf: 96 923 94 77

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!