Cisterna Basílica – El pasado bizantino de Estambul

Cisterna Basílica (Yerebatan Sarcini), una de las maravillas de Estambul.

Entre la Mezquita Azul y Santa Sofía se localiza uno de los monumentos más visitados de la ciudad de Estambul, la Cisterna Basílica (Yerebatan Sarcini).

Cisterna Basílica

Esta magnífica obra de ingeniería fue levantada en el mismo lugar que había una basílica romana (la cual fue arrasada por un incendio) y cuya finalidad era la de abastecer de agua parte de la ciudad y al Gran Palacio de Constantinopla.

– Historia y algunos datos.

La Cisterna Basílica fue mandada construir por el emperador Justiniano I en el siglo VI, dentro de las obras de reconstrucción de la ciudad, que fueron motivadas por los disturbios de Nika en el año 532.

Cisterna Basílica

Sus medidas son bastante impresionantes: 9.800 metros cuadrados donde se almacenaban cerca de 100.000 toneladas de agua. Además en sus 140 metros de largo por 70 de ancho hay 336 columnas de 9 metros de altura ordenadas en 12 filas de 28 columnas. Estas columnas de mármol decoradas, son variadas debido a que fueron robadas de otras estructuras más antiguas.

Cisterna Basílica

En el Gran Palacio de Constantinopla residía en emperador, y como ya comenté anteriormente, la cisterna tenía la función de proveer agua tanto a la ciudad como al Palacio, las cuales era enormes.

Cisterna Basílica

Una vez conquistada Estambul en 1453 por parte de los otomanos, la cisterna basílica que también suministraba agua al Palacio Topkapi, deja de hacer esa función por la preferencia de los nuevos inquilinos en utilizar agua corriente.

Y así durante 600 años, la Cisterna Basílica deja de ser un pilar de la ingeniería de la ciudad, para pasar prácticamente al olvido.

En el siglo XVI, P.Gyllius un topógrafo francés que viajó a Estambul buscando restos de las ruinas de Bizancio, empieza a escuchar a la gente local que consiguen agua fresca y pescan a través de agujeros que hacen en el suelo de sus casas. La curiosidad de P.Gyllius va en aumento y un día provisto de una antorcha accede al interior de una cisterna a través de una pequeña casa cercana.

Mediante un viejo bote de remos descubrió este impresionante lago artificial del tamaño de dos campos de fútbol, cubierto por un techo con bóveda de ladrillo y sujetado por 336 columnas.

Si quieres conocer los mejores lugares que ver en la ciudad de Estambul, pásate por esta entrada: 30 cosas que ver y hacer en Estambul“.

– La Cisterna Basílica hoy en día.

La cisterna ha vivido cinco restauraciones y renovaciones a lo largo de su historia.
Dos reparaciones fueron durante el Imperio Otomano. La 3º durante el periodo de la república (1987) que fue cuando una vez finalizadas se decide abrir al público. La cuarta en 1994 para hacer una gran limpieza. Y la última en la actualidad, las cuales todavía no han finalizado.

Turquía tiene muchas más cosas que ver que Estambul. Repartido por toda su geografía, hay lugares naturales, históricos y simbólicos. Si quieres descubrir que ver en Turquía, te invitamos a que te pases por esta entrada: “Guía de viaje para visitar Turquía”.

– Información para su visita.

Ubicación: Yerebatan cd, 2.(Entre Santa Sofía y la Mezquita Azul).
Horario: Abiertas todos los días de 9:00 a 17:30.
Precio de la entrada: Adultos 25 Tl.
Cómo llegar: En tranvia no bajaremos en la parada Sultanahmet, linea TI.
*Nota: En verano de 2021 se iniciaron nuevamente obras de restauración. Es aconsejable informarse que este abierta antes de planificar su visita.

Si te ha gustado este post puedes compartirlo. Cuesta muy poco y nos ayudas mucho. wink

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!