Desierto de Wadi Rum, montañas y colores.

Un desierto único, el desierto de Wadi Rum en Jordania.

El desierto de Wadi Rum o Uadi Rum, es un desierto, pero no es igual que los demás. Unos tienen grandes dunas, otros interminables extensiones de arena hasta el infinito, otros, montañas y unos colores mágicos. Wadi Rum es de estos últimos, grandes formaciones rocosas de color rosáceo y arena roja. Pero si hay una cosa que todos comparten, es que hace muchísimo calor y el sol pica cuando te toca la piel. El día 30 de Mayo, es ya una fecha en la que en Jordania el calor empieza apretar. Pero bien protegidos tanto cabeza como brazos, con agua y muchas ganas de ver las cosas, no hay calor que pueda con nosotros. wink

Como ya he ido comentando en las otras entradas que hay de Jordania en el blog, para mi el desierto de Wadi Rum es una visita imprescindible que ver Jordania.

Nosotros salimos con nuestro autobús desde Petra dirección sur a Wadi Rum, por la autopista del rey. Son dos horas de viaje que nos dan para ir viendo un paisaje desolador, donde podemos ver una de las cosas buenas del hombre, que es su capacidad de lucha. La lucha de aquellas personas que tratan de sobrevivir en un territorio tan hostil donde los medios son tan escasos.

desierto de wadi rumdesierto de wadi rum

La primera parada que hacemos en el camino, es para ver la montaña de los siete picos, o montaña de Lawrence de Arabia. También conocido por el nombre de Los siete pilares de la sabiduría, este lugar inspiró un capítulo al escritor T.E Lawrence (Lawrence de Arabia para más señas), y que como todos sabéis era un enamorado de Jordania.

desierto de wadi rum

Seguimos el camino y llegamos al desierto de Wadi Rum, al Visitor Center. Los beduinos serán nuestros guías, ya que son los únicos que pueden darnos este servicio, debido a que hay un real decreto del rey Hussein de Jordanía que declara que solo los habitantes del desierto, en este caso ellos, podrán explotar turísticamente el Wadi.
Ante nosotros hay 840 kilómetros cuadrados de desierto, formado por montañas, arena, alguna duna, y sobre todo, unos colores increíbles. Esta zona tiene una estructura geológica muy parecida a la de Petra, de ahí su parecido en los colores. Pero a diferencia de Petra, donde fue la mano del hombre la que construyó después de mucho tiempo y trabajo, en el desierto los miles de años de erosión del viento y la arena, son los que han dibujado un paisaje irrepetible.
En estos mismos paisajes se rodaron las escenas de la película Lawrence de Arabia.

desierto de wadi rum

desierto de wadi rum
Detalle de grabados rupestres.

La vegetación es casi inexistente, y el agua un bien preciado. Compramos unas cuantas botellas de agua para las casi dos horas que nos esperan de paseo por el desierto, y montamos en los Jeep de los beduinos que nos harán de guías.
Tengo pendiente aprender a ponerme bien el pañuelo jordano, como se puede apreciar en la foto… Por cierto, os lo recomiendo para protegeros del sol. wink

desierto de wadi rum

Las vistas del desierto son impresionantes, al igual que la sensación de soledad y de inmensidad. Aquí no hay nada, ni los que en su momento nos parecieron “pequeños” castillos del desierto, ni mucho menos grandes ciudades como Petra o Jerash. No hay construcciones hechas por el hombre y muy pocas huellas de su paso por estas tierras.
Uno se imagina arena y grandes dunas, pero aquí lo que vemos es formaciones rocosas que hacen arcos, montañas, unos colores vivos, rosáceos y rojizos, que contrastan con el cielo azul.

desierto de wadi rumdesierto de wadi rumdesierto de wadi rum

Poblada en la época prehistórica, este gran valle fue recorrido durante milenios por cazadores y nómadas, que dejaron en él huellas de su paso. Para poder disfrutarlas, tenemos que adentrarnos en grutas naturales.

desierto de wadi rum
Si miramos hacia arriba, la vista nos recuerda mucho a la que vimos el día anterior en Petra, pero en un espacio mas estrecho que el desfiladero o Siq de la ciudad nabatea.

desierto de wadi rum
Se trata sobre todo de incisiones rupestres en los peñascos, paredes rocosas y en el interior de grutas naturales. Estas fueron realizadas durante un amplio período de tiempo, que abarca desde el IV milenio a.C hasta llegar casi a nuestros días.

desierto de wadi rum

Estas incisiones rupestres, van desde representaciones de escenas de caza con el arco, con hombres y animales estilizados pero de gran movimiento, a inscripciones en nabateo y árabe, (la fotografía anterior), y también en una antigua escritura desaparecida en el siglo VII a.C.

desierto de wadi rum
Pinturas rupestres con hombres y animales

Salimos de ver esta gruta natural y nos llevan a ver una de las pocas dunas que parece ser que hay, en este desierto más bien montañoso. Solo una de las personas que íbamos en la excursión se animó a subirla, y ya os digo que no fui yo. tongue

desierto de wadi rum

Vista “la duna”, nos montamos otra vez en los Jeep para finalizar la visita donde la empezamos, en el centro de visitantes.

Comeremos en un terraza al aire libre que nos deja ver las montañas, y a lo lejos la inmensidad del desierto de Wadi Rum. Los camareros de este lugar si que son unos auténticos profesionales del arte de colocar y llevar una bandeja, por que si eso no pesa por lo menos 15 kilos no pesa nada… Ole!!!

Desierto de Wadi Rum (22)

Bueno, y después de ya cinco entradas de Jordania, os pongo una foto con nuestro guía en este circuito que hicimos por todo el país. Un jordano muy simpático, conocedor y amante de España. smile

Desierto de Wadi Rum (23)
Saldremos sobre las cuatro y pico de la tarde dirección el Mar Muerto, y después de casi cuatro horas de viaje en autobús, llegaremos al hotel ya por la noche para cenar. La verdad que el día de hoy ha sido una autentica paliza en este medio de transporte ( 6 horitas más que menos). Además ya han pasado unos cuantos días desde que comenzáramos el viaje en Ammán.

Si se puede elegir hacer noche en el desierto de Wadi Rum, creo que es una experiencia muy aconsejable con la que nosotros nos quedamos con las ganas. Además permite hacer muchas más actividades en la zona al tener más tiempo. Estas actividades pueden ser: relacionarse con los beduinos, hacer una par de excursiones más por el desierto, dar un paseo en dromedario al atardecer,  y dormir en una jaima. Esto nos quedará pendiente para cuando volvamos, que desde luego Jordania es un país que apetece mucho repetir. wink

Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Shares
error: Content is protected !!